Matices celestes

Conducir por Eje 5 sur e Insurgentes un sábado a las 4:30 de la tarde es lo peor que podrías hacer. Las calles están cerradas, hay vallas y agentes de seguridad pública por todos lados, los lugares de estacionamiento son el principal objetivo, los “viene viene” hacen su agosto y por las avenidas se ven desfilar grandes grupos de seguidores celestes, todos con un mismo objetivo: apoyar al Cruz Azul. A consecuencia de que el Estadio Azul tiene varias rutas de acceso, la gente se ve por todos lados, algunos llegan por eje 5, otros de insurgentes norte, algunos más por insurgentes sur, eje 6 también se ve sembrado de aficionados. Tal vez ahí prevalece la esencia de los aficionados a La Maquina y más claramente de sus barras. Las diferentes vertientes y la falta de unidad es la característica principal de la(s) barra(s) cementeras.

El metro San Antonio es el punto de reunión para algunos de los integrantes de La Sangre Azul, barra más grande que posee el club surgido de la Cooperativa Cementos Cruz Azul, el camino es siempre el mismo: todo Tintoreto en dirección a Insurgentes donde se ven escoltados por policías auxiliares, vendedores ambulantes y decenas de revendedores, hasta que se hace una escala técnica en los tacos a las afueras del estadio, ya sea en los puestos que se ponen alrededor del mismo o en los famosísimos tacos del Villamelón. La puerta 8 es donde todos los integrantes de la Sangre se agrupan para poder acceder de diez en diez, como lo requiere la seguridad del estadio. Este espacio es su lugar, lugar donde se preparan para ingresar a su templo, lugar donde han llorado algunas veces de alegría y otras tantas de sufrimiento, lugar donde se sienten como en casa, porque están en casa, se sienten respaldados, unidos, orgullosos de sus colores.

Anteriormente el equipo era apoyado por las llamadas “porras” hasta que éstas fueron desplazadas por la ideología sudamericana de las “barras”, en Cruz Azul se tomó como ejemplo la Ultra Tuza del Pachuca que es, lo que se le podría llamar, la afición hermana por tener los mismos orígenes regionales.

Actualmente se está llevando a cabo algo que le vendría muy bien al equipo que es la unificación de sus barras, si es que no de todas ellas, al menos si de las dos más importantes que residen en el Estadio Azul: La Sangre y La Ultra Azul. Apenas en el partido contra el América sucedió este hecho inédito, las barras entre ellas tienen ciertos conflictos por protagonismo y apoyo, pero esto abre la posibilidad a que por fin el Cruz Azul tenga una gran barra que la apoye durante todo el partido y no sólo varias “minibarras”.

Aún dentro de la misma Sangre Azul hay varios barrios o grupos dependiendo de la zona de la capital de la que procedan; existe el Delirio que representa la parte noreste de la urbe, el Frente Norte o los Kumbieros que vienen de Iztapalapa. Las mismas barras se reconocen por sus características, La Sangre es la más grande, los Cruzados son los nuevos junto con Dezkontrol Azul, La Realeza está integrada por los que se les considera como “fresas”, la Ultra Azul es la oficial del equipo y aun conserva ciertos toques “familiares”.

Existen diferentes tipos de matices celestes algunos más tradicionalistas, otros más rebeldes, los familiares y  los que desean crear un grupo nuevo. No se ve próxima la unificación de todas las barras azules pero poco a poco se irá dando porque todos ellos viven por y para el equipo de sus amores, el Cruz Azul.

 

Omar L.

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: